Desde hace algunos años la facturación electrónica ha estado disponible en nuestro sistema jurídico pero no fue hasta la Ley 1819 del 2016 que se convirtió en obligatoria para muchos y en un dolor de cabeza para otros.

Una factura electrónica tiene los mismos efectos legales que las facturas que se expidan en formato físico, con la diferencia que se expide y recibe en formato electrónico.

Entre los beneficios de este sistema son los siguientes:

1.- Reducción de costos

La facturación electrónica ha traído la eliminación de procesos de impresión, mensajería y almacenamiento, dando como resultado una reducción en costos para la empresa.

2.- Seguridad y rapidez en la emisión

Al realizar una facturación con un PAC (Servicios Fiscales Digitales) autorizado, puedes tener la seguridad que estas contratando los servicios de una empresa que cumple todos los requisitos impuestos por el SAT materia de seguridad.

3.- Simplificación de procedimientos administrativos

El uso de un sistema de facturación electrónica te permitirá optimizar tus procesos administrativos ya que puedes asignar distintas tareas y dar de alta a varios usuarios dentro del sistema. Por otro lado el sistema te permitirá con la organización de documentos fiscales. La localización de información y te facilitará los procesos de auditorías.

4.-  Reduce errores en procesos

Este sistema de facturación electrónica se maneja a partir de bases de datos dadas de alta previamente, por ejemplo en documentos de generación de generación, entrega y almacenamiento.

5.- Mejora el servicio al cliente

Al contar con un portal al cliente, estos podrán tramitar sus facturas fácilmente en el sistema y desde la comodidad de sus casas u oficinas al mismo tiempo que ahorran tiempo y dinero. Lo que a ti te permitirá una mejora en el servicio al cliente.