La mayoría de las empresas en la actualidad utilizan tres sistemas de facturación electrónica  que se adaptan según a las necesidades y requerimientos de cada una de ellas.

Para las grandes empresas se utilizan sistemas de facturación electrónica con diferentes funciones y utilidades que ayudan a mantener un control de los movimientos financieros, además es muy útil para planificar diferentes aspectos financieros como auditorios tributarios y los balances de fin de año.

Ahora refiriéndonos a las pequeñas empresas o comercios, se utilizan sistemas de facturación electrónica que cumpla con los requerimientos y obligaciones fiscales  comunes con las habilitaciones legales correspondientes.

Los sistemas de facturación electrónica tiene una gran ventaja cuando se trata de un cliente asiduo, es decir, cuando el mismo realiza las compras correspondientes y las facturas son enviadas por correo electrónico para que el mismo pueda llevar un mejor control de los movimientos comerciales que hace.

Dicho lo anterior desglosamos el sistema de facturación de control tributario y planificación de recursos que resulta ser un medio fundamental para el control tributario tanto de las empresas como de los clientes, por ello es preciso que las empresas no comiencen sus actividades sin contar con un sistema de facturación previamente planificado. Además de llevar un mejor control sobre los movimientos comerciales se planifican los recursos de una mejor manera para llegar a sus objetivos comerciales.